Represión a comuneros en Eloxochitlán de Flores Magón

 En distintas regiones del estado de Oaxaca, la elección de autoridades mediante el sistema de usos y costumbres en las comunidades indígenas, es más que un sistema de cargos, es un espacio de decisión para la autodeterminación de las propias comunidades, agobiadas por la incesante presión de los partidos políticos, y que irremediablemente han orillado a la desestabilización o ruptura del tejido social en muchos estos pueblos, aun, y cuando estos partidos políticos representan una minoría en la elección de autoridades municipales (manteniendo bajo su control las agencias más pobladas), continuamente desconocen los acuerdos o mandatos de la asamblea (órgano de mayor autoridad de las comunidades, o por lo menos eso es de suponerse).

Comunidades que tienen que resistir los embates de este neocaciquismo: Neocaciquismo que se mantiene, además del apoyo de los partidos políticos, bajo el amparo de la estructura de gobierno que se ejerce desde el centro de la capital del estado, propiciando sistemáticamente violaciones hacia sus derechos por medio del abuso y la impunidad.

El 14 de diciembre de 2014 en la comunidad de Eloxochitlán de Flores Magón, Oaxaca, ocurrió una confrontación violenta entre representantes de la asamblea comunitaria y con ex edil Manuel Zepeda Cortes (acompañado por su familias y seguidores), lo que causo el fallecimiento de dos personas y seis heridos por bala (entre ellos un niño). Desde esa fecha y hasta el día de hoy solo han sido aprendidos 10 integrantes de dicha asamblea, y por lo contrario ni una sola del grupo oponente a la asamblea comunitaria ha sido detenida pese a la diferentes denuncias y ordenes de aprensión. Un ejemplo de cómo se administra la justicia en Oaxaca, además del desplazamiento de distintos grupos familiares por temor a represalias.

El pasado 30 de abril, en el barrio de Tepito de la ciudad de México, Miguel Ángel Peralta, integrante de la asamblea comunitaria de Eloxochitlán, fue detenido en su lugar de trabajo por personas vestidas de civil sin una orden judicial.

Y desde ese mismo lugar, en el barrio de Tepito, se realizó una conferencia de prensa el pasado 8 de mayo donde se denunció esta detención.

También se aprovecho de la presencia de diferentes medios de comunicación para reabrir el local en el que trabajaba Miguel Peralta, Janet González, propietaria de este pequeño negocio responsabilizando a las autoridades capitalinas por los destrozos sufridos al inmueble y a su mercancía.

La torre de bambú

Comunicados desde la prisión de Miguel:

¡’Ya entendimos!

Mensaje de Miguel

7 de mayo

4 de mayo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios